Agua y Cristo, dadores de vida.

Agua y Cristo, dadores de vida.

sábado, 13 de mayo de 2017

RELOJES BLANDOS (Poema sobre cuadro homónimo de Salvador Dalí)

Floto en la oscuridad del ojo cerrado
es la hora que los hombres amanecen todos juntos.
Floto y siento mi respiración.
Acude a mi memoria mi última visión:
La realidad que el tiempo no cambia y está ahí
el océano, el acantilado, esa mesa, ese cajón
y esa seca rama de olivo.
Es que el árbol tiende su frágil brazo
su tiempo y hora se parecen al mio
sólo que el árbol muere de pie y me avisa.
-¿Estoy vivo  o muerto?-
El cajón, hijo secreto del árbol
tiene sobre sí el espanto de la flojera,
de las cosas sin resolver.
Trae sobre sí, el tiempo que no regresa.
En la oscuridad del ojo
una gota de mi sangre mira y no quiere saber
la hora que termina la pasión.
Todo está quieto, como pesada mesa de roble
todo, menos la imaginación.
-¡Estoy vivo!-                                              
Efímero insecto espera su minuto fatal.
En el claro límite, asoma el día.
Trae consigo la brisa del mar, el canto de la roca eterna.
No puedo negar ni el holograma del tiempo,
 ni la noche, ni el día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

MADRE TERESA DE CALCUTA

MADRE TERESA DE CALCUTA